Blog

Dudas frecuentes sobre jubilación

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En nuestro día a día en el despacho, las consultas sobre la jubilación son frecuentes y creemos que es necesario conocer todas las claves que afectan a este asunto, tanto más al ser frecuente escuchar comentarios imprecisos o erróneos a pie de calle.

La jubilación es una temática compleja, que requiere un asesoramiento preciso e individualizado por graduados sociales u otros especialistas en Derecho de la Seguridad Social.

A continuación, se expresan las preguntas que en más ocasiones hemos debido despejar últimamente, sin pretender ser exhaustivos, dando simplemente unas pinceladas que ayuden a encaminar la cuestión planteada. De igual manera, debemos tener en cuenta que en los puntos sucesivos nos referimos a la regla general, existiendo en la actualidad múltiples vías de acceso a la jubilación en derecho transitorio, y que tras el análisis de especialistas en la materia o los funcionarios actuantes de la Seguridad Social, podrían ser más beneficiosas para el caso concreto.

  1. ¿Cuál es el mínimo que debo cotizar para tener derecho a una pensión de jubilación?

El pensionista deberá acreditar un mínimo de 15 años de cotización, con al menos 2 años de estos comprendidos en los 15 años inmediatamente anteriores al hecho causante (jubilación). Esta cotización mínima exigible de 15 años permite acceder directamente a una prestación contributiva del 50% de la base reguladora de la pensión.

Siendo la base reguladora cociente que resulta de dividir las bases de cotización del beneficiario durante un número de meses previos a la jubilación. Dado que se encuentra en escala progresiva, cada año aumenta. Para este año 2020, la base reguladora de la pensión de jubilación será el resultado de dividir por 322 las bases de cotización durante los 276 meses inmediatamente anteriores al mes previo al del hecho causante.

  1. He sufrido un despido recientemente y estoy próximo a la edad de jubilación, ¿Me conviene jubilarme anticipadamente?

Muy habitualmente, los trabajadores se enfrentan a un despido en edades avanzadas, y se plantean si dadas las dificultades para encontrar un nuevo puesto de trabajo, es un buen momento para acceder a la jubilación, y en su caso qué repercusiones tendría esto en la cuantía de la pensión.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que la extinción de la relación laboral debe responder a alguna de las siguientes causas:

  1. Despido colectivo o ERE.
  2. Despido objetivo.
  3. Extinción del contrato por resolución judicial en procedimiento concursal.
  4. Muerte, jubilación o incapacidad del empresario individual (autónomo contratante).
  5. Extinción del contrato por fuerza mayor constatada por la autoridad laboral.
  6. Extinción de la relación laboral de la mujer trabajadora como consecuencia de ser víctima de violencia de género.

Si la extinción de la relación laboral se encuentra entre las anteriores, se deberá observar el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. Tener cumplida una edad inferior en cuatro años, como máximo, a la edad que en cada caso corresponda para una jubilación ordinaria. Para 2019, 61 años y 10 meses si el pensionista tiene menos de 37 años cotizados; o 61 años, si tiene igual o superior periodo de carencia.
  2. Estar inscrito como demandante de empleo, durante un plazo mínimo de 6 meses, inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de la jubilación.
  3. Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de 33 años.

Si se cumplen todos los requisitos anteriores, debe tenerse en cuenta que, si finalmente se deciden a acceder a la jubilación anticipada, la Seguridad Social aplicará coeficientes reductores a la pensión, que provocarán su disminución. Estos coeficientes variarán según la carencia acreditada, pero en todo caso estarán entre los siguientes límites:

- Con 4 años de anticipación, coeficientes del 30% al 24%.

- Con 3 años de anticipación, coeficientes del 22,5% al 18%.

- Con 2 años de anticipación, coeficientes del 15% al 12%.

- Con 1 año de anticipación, coeficientes del 7,5% al 6%.

Por último, hay que tener claro, que una vez se acceda a la jubilación anticipada, la pensión será vitalicia, y por lo tanto no se verá incrementada la cuantía en el momento del cumplimiento de la edad de jubilación ordinaria.

  1. ¿Puedo “prejubilarme”? No tengo la edad de jubilación ordinaria, ni he sufrido un despido, ¿Tengo alguna opción de jubilación total?

Si bien en el lenguaje habitual está muy integrado el concepto de “prejubilación”, esta contingencia como tal no existe en el sistema prestacional de la Seguridad Social.

La “prejubilación” coloquialmente hablando es una figura que puede responder a sistemas de previsión privados, o que cuando se utiliza para hacer referencia a una pensión de jubilación pública, nos estamos refiriendo a una jubilación anticipada.

La jubilación anticipada, si no se cumplen los requisitos del punto anterior, tendrá unos requisitos diferentes. Y en caso de su cumplimiento se podrá acceder a una jubilación anticipada “por voluntad del trabajador”, incluyéndose aquí todos los supuestos que no se nombran explícitamente en la norma como no imputables a la voluntad del trabajador.

Para ello el beneficiario deberá cumplir estos requisitos:

  1. Tener cumplida una edad inferior en dos años, como máximo, a la edad que en cada caso corresponda para una jubilación ordinaria. Para 2019, 63 años y 10 meses si el pensionista tiene menos de 37 años cotizados; o 63 años, si tiene igual o superior periodo de carencia.
  2. Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de 35 años.
  3. Acreditados los requisitos de edad y cotización, el importe de la pensión a percibir ha de resultar superior a la cuantía de la pensión mínima que correspondería al interesado por su situación familiar al cumplimiento de los 65 años, no pudiendo acceder a la jubilación por esta vía si no fuese así.

Si se cumplen todos los requisitos anteriores, se aplicarán tal y como vimos en el punto anterior coeficientes reductores, que en este caso se moverán en los siguientes límites:

- Con dos años de anticipación, coeficientes del 16% al 13%.

- Con un año de anticipación, coeficientes del 8% al 6,5%.

  1. Soy empresario individual y quiero acceder a la jubilación, ¿qué implicaciones tiene?

Sabemos de lo difícil que es para un autónomo dar el paso a la jubilación, tanto más cuando se tiene a trabajadores contratados, y la incertidumbre que puede generarse ante este hecho.

Se debe tener en cuenta dos puntos fundamentales:

  1. El hecho de acceder a la jubilación no implica que se deba abandonar la titularidad del negocio. Con la jubilación activa se puede mantener la titularidad y cobrar el 100% de la pensión, siempre y cuando se acredite la existencia de un trabajador a cuenta ajena.
  2. En caso, de tener trabajadores por cuenta ajena contratados y decidir finalizar la actividad, en el momento de extinguir los contratos de los trabajadores la indemnización a abonar a cada uno de ellos será la equivalente a un mes de salario.

Jacobo Guillén Barroso

Director de Oficina en Puenting Asesores