Julio de la Iglesia: Liderar sin miedo en el caos

miércoles, 17 febrero 2021 | gestión empresarial

Según la revista Harvard Business, el mayor obstáculo para la innovación y los modelos de negocio, son el miedo y la incertidumbre. El principal factor de estrés en el trabajo es el miedo; el miedo a la pérdida de poder, al cambio, al despido, al fracaso. Las empresas también lo sufren; tienen miedo a que el producto nuevo no funcione, a la competencia, a perder clientes o a la quiebra. Y yo te pregunto, ¿a qué tienes miedo?, piensa. Si pensarás que vencer tus miedos personales o profesionales fuese una cuestión de vida o muerte, no de unas cifras o de una cuenta de resultados, ¿crees que te ayudaría a tomar decisiones más valientes, más audaces, más comprometidas? Si tu vida estuviese en juego, ¿delegarías la responsabilidad?, ¿le pasarías la pelota al otro?, ¿te distraerías de tu objetivo?, ¿verdad que no?.

Motivación y resiliencia ante nuestros miedos

Tras los atentados en NY, el concepto de seguridad cambió radicalmente. Desbordados por la tragedia, nos inundó la tristeza y nos olvidamos de la majestuosidad, lo divino y lo humano de nuestro ser, del héroe que habita en cada uno de nosotros. Volvimos a los tiempos donde el ejército de los EE.UU. creó el acrónimo VUCA, para definir la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y ambigüedad después de la Guerra Fría.

Este miedo dio munición al enemigo. Matamos al niño que fuimos y que creía que todo era posible y yo me pregunto, ¿dónde están esos líderes, esos hombres y mujeres honestos, valientes y sabios, que escudo en mano y tizona en alto, luchaban con honor por un ideal, por un mundo mejor? Nos invadió la creencia equivocada de que las grandes hazañas son sólo de hombres y mujeres “excepcionales”, dotados de unos recursos físicos, intelectuales y psicológicos fuera de lo común y no es así. Todos tenemos a un héroe, a un valiente que está dispuesto a salir si creemos en él, si creemos en nosotros. Lo que de verdad les diferencia es algo muy humano, es una motivación superior al miedo que tienen que vencer y una actitud de combate que les impide rendirse ante la adversidad, sea cual sea. Y esto, estaremos de acuerdo, marca una gran diferencia en la vida privada, en las relaciones y en las organizaciones.

Por ello, propongo ejercer un liderazgo valiente en términos estratégicos y operativos, conjugando la ética, la pericia y el coraje en la acción. Y desde ahí gestionar estos entornos VUCA. Solo en la acción afrontamos y superamos nuestros miedos, solo en la acción alcanzamos nuestras metas. Como diría El Cid de Pérez Reverte “Huir solo sirve para morir cansado”.

Todos los hombres y mujeres estamos asustados la primera vez que entramos en acción, pero yo te aseguro que si actúas como si fueses valiente acabarás siendo valiente, porque lo que entrenamos es lo que luego haremos bajo presión. Es la práctica y el entrenamiento lo que hace al especialista y al maestro. Esa firmeza de ánimo, esa confianza en nosotros mismos es lo esencial. Cuanto más complicada sea la situación, más serenidad de presencia. 

El papel del líder

El éxito y la supervivencia de cualquier empresa, pasa por unir y empoderar a sus equipos antes de marcar ninguna meta. El líder debe gestionar los miedos y luego definir los talentos, habilidades y tareas de cada miembro del equipo, para ir a por el objetivo como un comando, sabiendo que la misión es lo primero. Así que, no importa lo ingenioso o disruptivo que sea tu plan, si tu equipo no está preparado, no podrá ejecutarlo. Es así de sencillo y, no solo hablamos de compromiso y competencia, hablamos de todo lo que tiene que tener un equipo: valores en común, cohesión, resiliencia, espíritu de sacrificio, cumplimiento del deber, actitud de combate, generosidad, entusiasmo, respeto, confianza, dialogo, liderazgo, motivación y foco. Cuando trabajamos en equipo, el foco no está en competir, está en ganar. Tú podrás llegar a la cumbre en solitario, pero no sin un gran equipo, en el equipo es donde reside la fuerza. En el TEDAX sólo hay dos tipos de trabajo: o tu trabajo es desactivar la bomba, o tu trabajo es ayudar a ese Tedax a desactivarla. No hay un tercer trabajo y en tu empresa tampoco, piénsalo.

El éxito requiere valentía

Nos tenemos que arrancar la tristeza, poner el corazón en la tarea, ser buenos, hacer el bien para honrar a nuestros antepasados y ser ejemplo para poder decirles a nuestros hijos que un mundo mejor pasa por ayudar al próximo, por darlo todo y esperar lo mejor. Hay que sobresalir sin dar codazos, esforzarse en ser lo suficientemente bueno para que no nos puedan ignorar. Ser diferente y mejor es el camino para no acabar siendo invisible, para convertirnos en líderes inspiradores. Hoy más que nunca, el mundo necesita héroes y heroínas. Todos estamos llamados a serlo porque el éxito no es una casualidad, es una probabilidad que está más cerca de aquellos que sueñan y hacen lo necesario para alcanzarlo. Hazlo como si fueses a morir mañana y así salvarás tu vida, tu relación o tu negocio.

Julio de la Iglesia

TEDAX I Coach Ejecutivo

Artículos más recientes

Dayana Piccoli - Digital Marketing Specialist

Asesorías vs consultorías: ¿Cuáles son las diferencias?
10/12/20Ver más >>

Tarna Vilches - Online Sales Specialist

Las 10 ventajas de trabajar en un entorno cloud.
26/10/20Ver más >>
<< Blog
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ir arriba