Planes de Igualdad: más allá de ser un cumplimiento legal

jueves, 11 marzo 2021 | laboral rrhh

Cuando realizamos una revisión histórica sobre los datos de brechas salariales de género y de equidad en la participación de hombres y mujeres en espacios de toma de decisiones o igualdad de oportunidades, vemos que, a lo largo del tiempo, se ha logrado un avance importante sobre este tema.

Pero llama la atención que, a pesar del largo camino y esfuerzo recorrido, aún no se haya alcanzado el objetivo principal “la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres” en todos los ámbitos de la vida. Lo que lleva a reflexionar que estos avances no han surgido de forma natural, sino que se han dado por el impulso de nuevas regulaciones y normativas al respecto, fruto de la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades.

Actualmente las empresas de distintos tamaños y sectores, a raíz de la pandemia del Covid-19, enfrentan grandes retos e impactos negativos en sus finanzas y operatividad, lo que hace que tanto el equipo directivo, como el equipo de recursos humanos consideren como prioridades el cubrir y trabajar sobre otras necesidades, para poder dar continuidad al negocio y adaptarse a las nuevas circunstancias de forma rápida y efectiva.

Según el informe de las Tendencias Globales de Talento 2021 de Mercer, las principales prioridades de las empresas, durante este año, serán “definir las necesidades de la plantilla y la restructuración de la misma, mejorar las habilidades y capacitación de sus colaboradores e incentivar la transformación”.

Entonces surge la siguiente pregunta ¿dónde quedan las iniciativas de promoción de la diversidad, igualdad y equidad que aportan valor, impulsan el éxito de los objetivos y facilitan el cumplimiento de esas prioridades que tenemos en top de nuestra lista? Es aquí donde entra la importancia de la exigencia del desarrollo de los Planes de Igualdad y la constante revisión de su regulación normativa, para no perder el foco ante el impacto positivo que puede tener sobre las situaciones actuales.

¿Qué necesitamos para hacerlo?

  • Determinar los objetivos que queremos alcanzar con el Plan de Igualdad integrándolos a todos los procesos y alineándolos con la estrategia organizacional.
  • Definir un modelo adaptado a la organización que permita el éxito del Plan de Igualdad.
  • Análisis y selección de las buenas prácticas del mercado que se adaptan al negocio.
  • Considerar como componentes claves la estructura del equipo, roles y responsabilidades, flujo de decisión y mecanismos de coordinación.

Algunos aspectos positivos que nos brinda la implantación de los Planes de Igualdad son:

  • Control y análisis de datos para una óptima toma de decisiones sobre otros aspectos que impactan en la estrategia y cumplimiento de objetivos organizacionales.
  • Potenciar la cultura organizacional generando confianza al adaptar la propuesta de valor al empleado a las necesidades actuales.
  • Adopción de buenas prácticas del mercado en materia de conciliación, igualdad y diversidad, impulsando la desaparición de las desigualdades de género y discriminación.

En general, ha habido una evolución significativa en cuanto a la igualdad de género, lo que genera nuevas expectativas, por eso es importante no bajar la guardia para mantener este nivel y mejorarlo.

Es por eso por lo que los invito no solo a cumplir un requisito legal, sino a aprovechar esta oportunidad para realizar una implantación del Plan de Igualdad con sentido y adaptado a la realidad de nuestro entorno y organización.

Dayana Martínez

HR Manager

Artículos más recientes

David Piélago Solís - Psicólogo de Empresas del Área de Prevención de FREMAP

“Creer que se puede, querer que se pueda”
29/01/21Ver más >>

Ulises Hernández Santana - Delegado de protección de datos en Data Compliance

Todo lo que tienes que saber sobre la política de cookies para tu página web
05/10/20Ver más >>
<< Blog
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ir arriba